Desde hace aproximadamente diez años, con la llegada de la Ley de la Dependencia los Centros Sociosanitarios han sufrido una gran transformación. Con anterioridad al año 2006 las atenciones eran diferentes, no por eso debemos decir que eran peores o mejores pero cuanto menos podemos afirmar que  eran diferentes. Ahora necesitamos mejorar nuestra formación.

La aprobación en el año 2006 de la conocida Ley de Dependencia abre un nuevo camino, un nuevo escenario el cual inserta un cambio radical en nuestra concepción de dependiente y todas sus atenciones.  A partir de este momento diversas Comunidades Autónomas comienzan a elaborar legislación que regula toda la normativa relacionada con la Ley de Dependencia. Cada vez se construyen más residencias y demás Centros del ámbito Sociosanitario para  poder atender a  personas usuarias cada vez más pluripatológicas y con problemas sociales que han provocado en muchos casos rechazo social.

A partir de todo lo anterior expuesto,  la necesidad de una atención centrada en la persona usuaria se hace cada vez más necesario. En una Residencia Geriátrica actual es habitual atender a un perfil de persona mayor dependiente de 90 años y también a una persona con escasos 65 años con problemas de alcoholismo y enfermedad renal u otras derivadas de su adicción.  Repito es habitual,  por y para ello es necesario unos profesionales cada vez mejor formados y que estén en disposición de ejecutar prácticas asistenciales que sean adecuadas para las diferentes situaciones de las personas usuarias desde el punto de vista sanitario, psíquico y social.

Los profesionales de la atención a la dependencia y discapacidad jugamos cada vez un papel más importante en el  nuevo modelo bio-psico-social  donde las atenciones a las personas usuarias se centra por igual en esos tres ámbitos con la finalidad de proporcionar unos cuidados asistenciales que promuevan por encima de todo una atención integral de la persona usuaria.

La Ley de Dependencia cambió al sector Sociosanitario, y nosotros como profesionales tenemos que demostrar que cada vez es mayor nuestra presencia en los diferentes ámbitos de la sociedad, no olvidemos  que nuestro sector tiene muchísimo peso  en el llamado estado del bienestar.

Desde SPRODE una vez más,  brindar nuestra colaboración a todos aquell@s compañeros profesionales que su deseo sea  el de conocer más sobre su trabajo y estar en disposición de mejorar su formación y en consecuencia  sus tareas asistenciales.